¡Oferta!

Anchoas El Capricho

9,4313,99

Anchoas Gourmet El Capricho, de máxima calidad en todas sus variantes. No dejarán ningun paladar indiferente. En formato 95gr y 115gr.

Limpiar
SKU: CEC001 Categorías: ,

Descripción


Solo utilizamos una especie de anchoa: Engraulis encrasicholus. La más apreciada por su sabor.
Solo utilizamos pesca de nuestro Mar Cantábrico. La única forma de asegurar un producto fresco.
Solo utilizamos un proceso de maduración. La garantía de que nuestro producto sea uniforme.
Tres preceptos de sencilla excelencia que, como es lógico, nos llevan por un solo sendero y hacia una única meta. Por eso no disponemos de una variada gama de diferentes calidades. Solo tenemos una: la máxima.
Degustar un manjar es al paladar lo que contemplar un buen cuadro es a la vista, o una bella melodía es al oído. Nos gustará, qué duda cabe, pero nuestro disfrute siempre será proporcional a nuestro conocimiento sobre la obra y sobre el autor. La combinación de colores, o de notas musicales, que conforma una obra de arte nunca es fruto del azar, sino de una labor concienzuda, de horas de trabajo, de instinto de superación. Pero, sobre todo, de honestidad y cariño.
No, el tamaño no importa.
La maduración es el verdadero arte de nuestra labor artesanal, el tamaño de la anchoa es lo de menos. Es cierto que una anchoa más grande viste más en un plato, pero ¿quién valoraría un cuadro por la vistosidad de su marco?
¿Doble Cero? ¿Doble Cero? ¿Qué es eso del Doble Cero?
No es más que una forma de calibrar el tamaño de las anchoas. Solo eso, el tamaño. En modo alguno se refiere a su calidad, a su textura, a su preparación o a su procedencia que es, al fin y al cabo, lo que en realidad importa.
La clave de la anchoa está en su elaboración y en la temporada en que se lleva a cabo la captura. Y la especie Engraulis encrasicholus, de los caladeros de pesca del Cantábrico, es la considerada de mayor calidad.
Por eso el tamaño es… lo de menos.
-No, la anchoa no deja un regusto a sal.
Sabor intenso sí, pero si sabe a sal no sabe a anchoa. En el mejor de los casos significa que no se han respetado sus tiempos. En el peor, que se intenta enmascarar algún defecto.
-No, la anchoa no debería tener espinas.
Una anchoa bien trabajada es aquella que carece de espinas, que muestra un color rojizo amarronado y cuya textura es firme y carnosa. El proceso de limpieza debe ser meticuloso y debe llevarse a cabo con el máximo cuidado.

Información adicional

Peso N/D
talla

L, XL

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

es Spanish
X
Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0